Top

DE ÁRBOL A CENIZA

DE ÁRBOL A CENIZA

Todos los materiales sufren cambios: si cambian de forma pero esta transformación es reversible ocurre un cambio físico; cuando un material da lugar a otro y la transformación es irreversible ocurre un cambio químico. Un ejemplo es la madera, si la cortamos en pedazos sigue siendo madera, pero si la ponemos al fuego, arderá y dará lugar a nuevos materiales. La combustión es el sistema más empleado para aprovechar este recurso. Para que haya una combustión debe haber una combinación química, violenta y un desprendimiento del calor. El calor hace que la madera se seque y se evapore su humedad, se empiezan a quemar las partículas más volátiles, luego las menos volátiles, se apaga la llama y quedan las cenizas, que están compuestas de sustancias inorgánicas que no combustionan.
Al quemar la madera o cualquier otro combustible como petróleo, gasolina o carbón, se emana dióxido de carbono, que es un gas extremadamente peligroso.