Top

PENSAMIENTOS VERDES

PENSAMIENTOS VERDES

¿Puede el pez cebra, un pequeño y vivaracho pez teleósteo, ayudarnos a entender los misterios de nuestro cerebro?¿O aspectos de nuestro desarrollo embrionario?¿Y patologías que nos afectan a los humanos, como el Alzheimer o la Fibrosis Quística? La respuesta es sí. ¡Y mucho!
El pez cebra dio el salto a los laboratorios de investigación a mediados de los 90. Desde entonces, su utilización en ciencia no ha hecho más que aumentar. Su genoma, desarrollo embrionario y fisiología es mucho más similar a nosotros de lo que a priori pudieses pensar. Por tanto, puede ayudarnos a entender mucho de nosotros mismos, tanto en condiciones normales como cuando padecemos alguna enfermedad. La larva de pez cebra es muy pequeña y transparente. Por lo que podemos colocarla bajo un microscopio y observar, entre otros, cómo se organizan las células para formar órganos durante el desarrollo embrionario o cómo se encienden las neuronas cuando se activan. ¡Y todo esto en vivo y en directo!
En la imagen, vemos una larva de pez cebra de 5 días después de realizar una tinción para mostrar ciertos tipos de neuronas en su cerebro (verde).