Top

Saliendo del cascarón

Saliendo del cascarón

La langosta común europea (Palinurus elephas) es uno de los animales más emblemáticos de la fauna marina costera, desde las costas Atlánticas del sur de Mauritania hasta la zona más septentrional de las islas Británicas y el sur de Noruega. Pertenece al subfilo de los crustáceos, y como en la mayoría de estos organismos, las hembras son las encargadas de custodiar los huevos en sus abdómenes hasta su eclosión. Cada hembra es capaz de albergar entre 100000 y 250000 huevos de un centímetro de diámetro. Cada uno de ellos esconde en su interior una larva de langosta, denominada ‘filosoma’. Los filosomas, de unos 3 mm de tamaño, permanecen encogidos, esperando con un billete hacia un largo e inesperado viaje que les llevará a recorrer los océanos a través de las corrientes, para más tarde regresar por los fondos marinos a las costas en las que nacieron.
Esta imagen encierra la libertad de uno de estos filosomas, el momento de su eclosión en busca de su futuro. Un futuro, que para los científicos se mide en décadas de estudio. La unidad de Medio Marino de la Estación de Ciencias Mariñas de Toralla (ECIMAT) lleva años tratando de determinar una dieta adecuada para aumentar su supervivencia. Tarea ardua pero de gran valor, no solo en términos económicos por su posible cultivo en acuicultura, sino por su valor en términos de biodiversidad, pudiendo en un futuro repoblar zonas en las que la sobreexplotación ha esquilmado a estos extraños seres vivos.