Top

Un racimo de vida

Un racimo de vida

En nuestro grupo de investigación se estudia la ecología reproductiva del pulpo común (Octopus vulgaris). Los pulpos tienen sexos separados; los machos producen espermatozoides que acumulan en espermatóforos para luego introducir en el oviducto de las hembras por medio de uno de los brazos que tienen modificado para esta función y se llama ectocotilo. Las hembras producen los ovocitos en su ovario. Los huevos fecundados tras la cópula son recubiertos por unas estructuras de protección formadas en las glándulas oviducales.
La fecundidad de la hembra puede variar, poniendo entre 100.000 y 500.000 huevos por hembra madura, dependiendo de su tamaño. Los huevos son muy pequeños (2.5 mm) y forman racimos blancos que la hembra coloca en el techo de su refugio. Esta, cuida la puesta limpiando y oxigenando los huevos hasta su eclosión, mediante corrientes de agua que salen de su funil.
El desarrollo embrionario es variable dependiendo de la temperatura del agua. En nuestras costas, en las que la temperatura media suele estar en torno a los 13ºC, la eclosión puede producirse en 125 días, mientras que en aguas más calientes (25ºC) se reduce a 20-25 días. Los pulpos recién nacidos tienen una longitud de 2mm de manto y forman parte del plancton durante un tiempo que depende también de la temperatura del agua. Después de unos 30-50 días cuando pesan alrededor de 150 gramos, pasan a formar parte del bentos donde se alimentan comenzando su crecimiento.